el fogon de meg

La cocina donde se elaboran las artes culinarias, la Historia, la medicina, los alimentos, las escuelas gastronómicas, y, por supuesto, las "fórmulas magistrales". O sea, las recetas.

lunes, 3 de mayo de 2010

HISTORIA DE LA GASTRONOMÍA

¿Chartreuse o Benedictine?


Cuántas veces habremos dudado entre ambas bebidas, con un  sabor a hierbas similar. Dos bebidas antiquísimas, que siempre  han estado ahí, en el mueble bar casero o en la estantería del mostrador público, durando años porque sólo lo toman las abuelitas y los muy mayores de tarde en tarde.  Pero nunca nos hemos parado a preguntarnos de dónde vienen  ambas beidas, con nombre tan monacal y religioso. Pues, por eso: por haber nacido en conventos...

CHARTREUSE

   Es un licor obtenido de 130 extractos de plantas aromáticas de los  Alpes que se empezó a destilar por los monjes  de la reglas de San Bruno, en La Grande Chartreuse, o Cartuja Mayor, próxima a Grenoble, en Francia.

   Dicen que la fórmula, guardada bajo llave y secreto de confesión por los monjes, fue facilitada a los religiosos por el duque François Anibal D'Estrèes, que fue Gran Mariscal de Francia (titulo que sólo otorgaba el rey y era considerada la máxima distinción y autoridad despues del monarca).  El duque donó la receta una vez dejó su cargo de Gran Mariscal, nombrado Great Mar(e)shall por los ingleses. (De ahí el nombre de Marshall a los jefes de policía estadounidenses.)

 Al ser expulsada la orden de San Bruno y demás órdenes religiosas de Francia en 1880, sus monjes se establecieron en Tarragona, donde continuaron fabricando el exquisito licor.  Cuando los monjes volvieron a Francia situaron la destilería en Marsella y nominaron la bebida como "Licor de Tarragona". Posteriormente, las destilerias volvieron a su lugar original, en los montes Chartreuse, junto al emplazamiento de la Gran Cartuja. Entonces se creó otra fórmula, a partir de la original que dio fruto en el Chartreuse amarillo, en contraposición al color verde del original. Y desde entonces, el Chartreuse se considera uno de los licores más exquisitos y exóticos de fórmula desconocida para todos, menos para el abad y los monjes de la destilería cartujana.


BENEDICTINE

  Fue creado por otro religioso: Dom Bernardo Vincelli,benedictino francés en el Monasterio de Fècam.  Era una bebida hecha a base de hierbas aromáticas y especias. En su composición forman parte el azafrán, angelica, aloe, árnica, canela y mirra, entre otros.  Durante la Revolución Francesa, el monasterio quedó destruído y su fórmula se perdió. Pero al cabo de los años un comerciante, Mr. Legrand, encontró alla por el 1970 un manuscrito  del siglo XVI que contenía la receta que él desconocía.  Convencido de que era una fórmula magistral medicinal o licorosa,  empezó a elaborar la bebida  etiquetando sus botellas con las siglas D.O.M., Deo Optimo Maximo, las siglas de la Orden de San Benito, para darle más entidfad a la medicina.  Pero resultó ser una bebida gratificante, estimulante y digestiva, que además emborrachaba. Un licor, no una medicina. La fórmula  hoy se destila en su lugar original: en las destilerías levantadas sobre las ruinas de la antigua abadía benedictina. Por supuesto, su fórmula también se guarda bajo secreto en una caja fuerte de un banco francés. (Foto inferior:locuraviajes.com)


   Ahora, conocido el origen de ambas, vamos a celebrarlo: ¿Chartreuse o Benedictine?.

                       Skol

Etiquetas: , ,

11 comentarios:

Anonymous Oscar ha dicho...

Los alcoholes clasicos no me gustan mucho... soy masd e vodka con redbull

3 de mayo de 2010, 8:07  
Blogger ANRAFERA ha dicho...

Famosas son las bebidas realizadas por los monjes, sean licores o cervezas. Me gusta, de tarde en tarde, degustar unos de estos afamados y exquisitos licores. Gracias, meg, por la tan interesante información que expones. Feliz semana. Saludos.

3 de mayo de 2010, 12:50  
Blogger meg ha dicho...

Oscar, yo me cuidaría mucho del Rl. Es malo para el corazón. Pero el vodka,mmmmm )(con naranja que es más sana). Un beso

3 de mayo de 2010, 13:56  
Blogger meg ha dicho...

Oscar, yo me cuidaría mucho del Red Bull. Es malo para el corazón. Pero el vodka,mmmmm,(con naranja que es más sana). Un beso

3 de mayo de 2010, 13:58  
Blogger meg ha dicho...

Me encanta Ramon que te guste. Un beso y feliz semana a tí también.

3 de mayo de 2010, 13:59  
Blogger Perikiyo ha dicho...

No he probado ninguno de los dos, pero me despierta más curiosidad el Chartreuse.
Habrá que probar una copita.

Besos.

3 de mayo de 2010, 23:16  
Blogger meg ha dicho...

Perikiyo, el Chartreuse parece más popular y se emplea más para cócteles que el otro. Pruébalo y ya me dirás. Un beso y me alegro de que hayass vuelto hace tiempo.

4 de mayo de 2010, 14:48  
Blogger Luli ha dicho...

No tome bebidas alcohólicas, pero benedictina probado antes y lo encontré muy sabrosa.
Un cordial saludo,
Luciana

4 de mayo de 2010, 19:46  
Blogger meg ha dicho...

Luciana, es estupendo que no tomes alcohol. Pero sí veo que te gusta probar de todo, para conocer su sabor. Haces muy bien, amiga.

Un saludo y buena noche.

4 de mayo de 2010, 21:01  
Blogger CreatiBea ha dicho...

Meg, desconozco estas dos bebidas. Que yo sepa no las he probado conscientemente (quiero decir,que a lo mejor en algún cóctel, las han puesto sin que lo sepa)

Es que a mi me sacas del Gin-tonic...

Investigaré e intentaré probar. Interesantes como siempre, las historias añadidas.


Abracitos

4 de mayo de 2010, 23:48  
Blogger meg ha dicho...

Bea, harás bien en probarlas. Hay que conocer el sabor de todo. Y cuidado con el gin tonic si tienes la tensión alta. La quinina no viene nada bien para la PA. Un beso.

5 de mayo de 2010, 1:04  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal