el fogon de meg

La cocina donde se elaboran las artes culinarias, la Historia, la medicina, los alimentos, las escuelas gastronómicas, y, por supuesto, las "fórmulas magistrales". O sea, las recetas.

domingo, 5 de septiembre de 2010

COPAS DE ENSUEÑO




DOLLY EN BROOKLYN

   Cuando se prepara  un "Brooklyn" aparecen siempre  los fantasmas de la Calle 42, para llevarse a Dolly, que sigue con la manía de decir "hola" a todos el mundo.

 
Es la única calle donde  Marlon Brando quiere bailar con Frank Sinatra  y con una chica del Ejercito de Salvación, y a Louis Armstrong  pegar sus encallecidos labios a la trompeta de los blues. Los creyentes del "aggiornamento" adoran desde la "Chorus Line" a un "Jesucristo superstar" y las cabelleras se desmelenan al ritmno de "Hair"...

   Hay que beber despacio el "Brooklyn" para saborear el whiskey de centeno, como si cantásemos bajo una lluvia fina de polvo de cereal que cuida eternamente el guardian de Sallinger.   Y endulzar el vermú  como si pudiésemo atrapar a los extraños de la noche en una ratonera tramposa como la que inventó Agatha Christie. El Amer Picon y el marrasquino traerán el justo amargor de las lágrimas de Eva llorando por Argentina y no al revés como se cree todo el mundo.

   Por la invisible Calle 42 bajan los fantasmas nocturnos del sábado, sorteando los charcos en que chapoteaba Gene Kelly con su paraguas abierto bajo una tormenta sin truenos ni relámpagos...

    Las luces de neon se encenderán, cada noche, dentro de nosotros parpadeando, mientras en la cabeza sonará -a 33 revoluciones por minuto- una ópera bufa que no vale más de seis peniques.  El "Broklyn" nos hará creer que nacimos en una ciudad sin nombre, bajo una estrella matutina que luce sobre las chimeneas, y que es la única que escucha a un violinista que anda por los tejados soñando con ser rico...

   Pero seguimos creyendo que hay una Calle 42 cerca de casa, que nos une, a través de  un puente imaginario, con un Manhattan creado a nuestra medida, como el de Woody Allen...

                                                                 * * * * * * * * *
BROOKLYN

   Dos terceras partes de whisky de centeno de burbon.- Una tercera parte de vermú rojo.- Un golpe de marrasquino y otro de Amer Picon.
   Se vierte todo, por este orden, en un vaso mezclador y se remueva con la cucharilla. Se sirve en copa baja, adornado con una pizca de nuez moscada en polvo sobre la superficie.
Mientras lo saboreais, contemplad el final perfecto de "Chorus Line" ...

(Foto superior: flickr.com.- Foto central dcha.: mibahia.net.- Foto inferior: 125streetstation.blogspot.com)



Etiquetas: , ,

6 comentarios:

Anonymous despe ha dicho...

magistral Meg gracias , el espejo hiso la ilusion de muchos al final se ve maravilloso! y el BROOKLYN se ve sensacional
un beso

5 de septiembre de 2010, 3:36  
Blogger ANRAFERA ha dicho...

Excelente pots. Me ha encantado, así como las fotografías y el fantástico video que expones. Gracias, meg. Feliz Domingo. Saludos...desde mi BROOLYN¡

5 de septiembre de 2010, 13:07  
Blogger meg ha dicho...

DESPE, por eso digo que es un final perfecto. Feliz domingo. Un besazo

5 de septiembre de 2010, 14:29  
Blogger meg ha dicho...

ANRA, gracias. Es que me seduce el cine, ya sabes. Un beso y feliz domingo también.

5 de septiembre de 2010, 14:30  
Blogger Antorelo ha dicho...

Precioso el puesto que has hecho: texto, música y fotos.
Avisa cuando te vayas de vacaciones.
Abrazos.

5 de septiembre de 2010, 19:08  
Blogger meg ha dicho...

Antorelo, gracias por tus elogios. Me ponen así de oronda...
Y acabo de volver de las vacaciones. ¿Por qué querías que te avisara?.

5 de septiembre de 2010, 20:53  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal