el fogon de meg

La cocina donde se elaboran las artes culinarias, la Historia, la medicina, los alimentos, las escuelas gastronómicas, y, por supuesto, las "fórmulas magistrales". O sea, las recetas.

miércoles, 5 de mayo de 2010

ALIMENTOS CON SOLERA




¡ CASTAÑAS CALENTITAS...!

   Se termina el invierno y, con él, muchas de las exquisiteces propias de este tiempo. Por ejemplo, las castañas. Pero todavía podemos conseguirlas y asarlas al estilo tradicional, dándoles un corte a lo largo a la cáscara para evitar que revienten, o cocidas con unas gotas de anisete en el agua. Crudas resultan duras y ásperas y además son incómodas de pelar.

   El aporte energético que tiene es mucho menor al de los demás frutos secos. Tiene menos grasa, un alto contenido en agua y nutrientes como el potasio y los folatos, que son nutrientes. Pero, en cambio, uno de sus defectos es que contiene una gran cantidad de hidratos de carbono, por lo que no es recomendable para los diabéticos, por ejemplo. 


PERO ¿LA CASTAÑA ENGORDA O NO?.

   Pues sí. Hay tres variedades de castañas: la europea, la china y japonesa y la americana. La china es la que contiene más hidratos de carbono y más azúcar.  En cambio, la cantidad de grasa que contiene es similar a la de los cereales (3%) y por tanto muy inferior a los restantes frutos secos, que contienen casi la mitad. Pero  a pesar de tener menos contenido calórico que otros frutos secos, conviene no consumirla en casos de sobrepeso y obesidad. Entre otras razones porque además es astringente y , por tanto , no recomendable a los estreñidos. Y mucho menos cruda, que estriñe mucho más.

   La castaña era base la alimentación en la Europa medieval. Se consumían asadas, secas o en forma de harina, con la que se hacían toda clases de panes y tortas. El uso de su harina se redujo al  venir de América la patata y el maíz, que se convirtieron en alimentos frecuentes en las clases populares desde el siglo XVI.



(Dibujo inferior: historiagastronomia.blogia.com)

Etiquetas: ,

10 comentarios:

Blogger Cassiopeia ha dicho...

Ilustrativa siempre...

Quiero castañas y algo de tu invierno. Acá estamos entrando en un calor delirante y... en temporada de huracanes!
Besos

5 de mayo de 2010, 14:23  
Blogger ANRAFERA ha dicho...

Exquisita entrada...como las castañas asadas. Buen día, meg. Saludos.

5 de mayo de 2010, 18:23  
Blogger Perikiyo ha dicho...

Pues a mí me gustan crudas. Si las metes unos pocos segundos en el microondas, se pelan muy bien.
Besos.

5 de mayo de 2010, 23:25  
Blogger meg ha dicho...

Casiopeia, castañas te puedo enviar. Y frío estos días también. Pero creo que a partir del lunes que viene volvemos ya al calor. Porque en Madrid no hay primavera ni otoño. Pasamos de los 12º a los 24º en 48 horas. Terrible.

Lo siento por el calor que pasas. Yo no lo aguanto por muchas razones. Y en cuanto llega el verano, sufro mucho y salgo poco. Por eso yo en invierno estoy en mi salsa.

Gracias y un beso.

6 de mayo de 2010, 0:31  
Blogger meg ha dicho...

Gracias Ramón. He tardado en contestar un par de días, porque he estado liada. Una buena noche, Anra y un beso.

6 de mayo de 2010, 0:32  
Blogger meg ha dicho...

Perikiyo, las castañas no son uno de mis platillos preferidos. Están ricas, pero a mí me sientan bien.

Y ni siquiera el marrón glaçé me agrada, fíjate.

Un beso.

6 de mayo de 2010, 0:33  
Blogger CreatiBea ha dicho...

Las castañas me recuerdan a mi niñez. Por aquí en Valencia (donde vivo ahora),no se comen tanto.

y me encantan asadas y cocidas.

Besos Meg.

8 de mayo de 2010, 10:52  
Blogger Cassiopeia ha dicho...

No digas? Aquí tenemos primavera, verano y temporada de huracanes.

Las únicas castañas que he probado han sido las que venden en las calles de Nueva York... en su helado otoño... (jajaja)

Besos tropicales

8 de mayo de 2010, 13:28  
Blogger meg ha dicho...

Las castañas, Bea, son muy añorantes. Yo recuerdo losinviernos de mi niñez calentandome las manos con un cucurucho de castañas asadas calentitas. Un beso

8 de mayo de 2010, 13:29  
Blogger meg ha dicho...

Casiopeia, tenemos dos climas completamente diferentes. A la vista esta. Y lamento que por allá no tengáis castañas. Un beso

8 de mayo de 2010, 13:33  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal