el fogon de meg

La cocina donde se elaboran las artes culinarias, la Historia, la medicina, los alimentos, las escuelas gastronómicas, y, por supuesto, las "fórmulas magistrales". O sea, las recetas.

sábado, 31 de octubre de 2009

CURIOSIDADES


LA LUNA Y LA ALIMENTACIÓN

Lo mismo que las cuatro fases lunares influyen en el organismo y en el cerebro, lo hacen también en la alimentación y en su digestión. Sabido es que, en Nueva York y en otras grandes ciudades del mundo, se refuerzan los retenes en las comisarías y hospitales en las noches de luna llena. Es una realidad comprobada que, en esta fase de la luna, se cometen más delitos, se irrita más fácilmente la gente y se vuelve más agresiva. E incluso los enfermos  empeoran. Pues bien, la luna también influye en la alimentación:

LUNA NUEVA
El cuerpo apenas retiene líquidos y la ansiedad bulímica está más calmada. Esta fase es ideal para una cura depurativa a base de frutas y zumos, porque el organismo drena y se limpia más fácilmente en estos días.



CUARTO CRECIENTE
El cuerpo empieza a retener líquidos. En esta fase deben realizarse las tareas que requieran más esfuerzo físico. No se debe empezar una dieta en estos días, pero sí tomar suplementos vitamínicos, porque se asimilan mejor. Es también la fase ideal para hidratar la piel y tratamientos de masajes y drenajes linfáticos.

LUNA LLENA

Es la fase de máxima alteración de los líquidos en el organismo. También se revolucionan las hormonas sexuales y las transformaciones. Un baño de luz lunar te cargará de energía. Controla en estos días el exceso de comida y alcohol, porque hay más propensión a las indigestiones.

CUARTO MENGUANTE
Al menguar la luna, menguan también los líquidos retenidos en el organismo que empèzamos a expulsar con facilidad. Es el momento de empezar una dieta adelgazante, depurar el organismo con frutas y verduras, quemar grasas practicando deporte. Durante estos días bebe mucho líquido, sobre todo agua. Y aplícate masajes de drenaje linfático. Aprovecha para ir al dentista o para someterte a una pequeña operación, porque la reducción de humedad en el cuerpo facilita las cicatrizaciones.



Etiquetas: ,

10 comentarios:

Anonymous Andrea ha dicho...

Buenisima esta publicacion!

31 de octubre de 2009, 0:44  
Anonymous duendibcn ha dicho...

Si ya lo dicen... nunca te acostarás sin saber nada nuevo. ¡Jamás se me habría pasado por la cabeza lo de las fases lunares! ¡Qué curioso!

31 de octubre de 2009, 1:40  
Blogger meg ha dicho...

Pues sí, amigos. La luna influye en todo. Si lohace en las inmensas mareas de los oceános, qué no hará en nuestros pequeños organismos...

31 de octubre de 2009, 1:46  
Blogger Perikiyo ha dicho...

Había oído hablar de la influencia de la luna, lo que desconocía era que su principal influjo lo hacía sobre los líquidos de nuestro cuerpo.

Lo que aprende uno.

Gracias, Meg.

31 de octubre de 2009, 7:50  
Anonymous Elisa ha dicho...

Super interesante artículo.
Me haría falta una guía o calendario para saber en qué fase de la luna estoy...
Cuando leía recordé que el parto de mi hija mayor se adelantó una noche de cambio de luna.
Saludos
Elisa

31 de octubre de 2009, 11:05  
Blogger meg ha dicho...

Perikiyo, si lo hace con las mareas, los grandes líquidos marinos, ¡cómo no lo va a hacer sobre nosotros, que somos unos gusanos que ni siquiera sabemos flotar en el mar.!.

31 de octubre de 2009, 22:07  
Blogger meg ha dicho...

Elisa, los médicos siempre dicen que la luna puede acelerar o influir en los partos. E incluso, según algunos, en el sexo del feto en el momento de su concepción. Fíjate.

31 de octubre de 2009, 22:07  
Anonymous Oscar ha dicho...

Pues yo no se, yo siempre tengo mucha hambre, sobre todo desde que he dejao de fumar. La luna no me afecta, creo. De hecho soy un Selenita... :P

31 de octubre de 2009, 23:11  
Blogger Liova ha dicho...

Vaya, vaya con la luna. Si es que influye en todo pero no sabía que tanto en la gastronomía. Me ha gustado tu post. BESITOS Y SALUDITOS

1 de noviembre de 2009, 1:17  
Blogger meg ha dicho...

Liova, ¿a que te sorprende?.

Oscar, a los selenitas no creo que les afecte demasiado. Ya llevais las fases dentro de vosotros, supongo. Y ¿cómo se siente uno?. ¿LLeno, medio lleno, mediovacío, vacío?...

1 de noviembre de 2009, 1:59  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal