el fogon de meg

La cocina donde se elaboran las artes culinarias, la Historia, la medicina, los alimentos, las escuelas gastronómicas, y, por supuesto, las "fórmulas magistrales". O sea, las recetas.

martes, 4 de agosto de 2009

HISTORIA DE LA GASTRONOMÍA



El ayuno o "vigilia"

Fue una práctica que la Iglesia católica copió del ayuno hebreo e islámico, que ayudaban a purificar el organismo de las toxinas de la carne. El Purim hebreo y el mes del Ramadán mahometano se convirtieron, en la religión cristiana, en el Ayuno impuesto en determinados dìas del año. El ayuno semanal se impuso los viernes, para no coincidir con el sabath judío.Por tanto, si los judíos ayunaban todos los sábados los cristianos lo hacían los viernes, y tenían la expresa prohibición de comer carne o cualquiera de sus derivados. La comida podía ser normal pero el desayuno y la cena muy escasos. Y además se recomendaba oración por la noche, de ahí el nombre de "vigilia".

La Iglesia católica, además impuso, ayuno en días determinados: el miércoles de ceniza (el día que cierra el Carnaval) y todos los días de la Semana Santa. Era además una práctica casi obligatoria en las casas medievales donde no había qué comer. De ahí el cartel "En esta casa se guarda el ayuno", que camuflaba con dignidad la carestía. El alimento principal de estos días era el bacalao en salazón, que se guardaba todo el año en casa sin miedo a que se pudriera. Por eso, las medidas de gravamen de este producto provocó grandes algaradas de protesta en distintas épocas históricas. Una de ellas, durante el reinado de Fernando VII cuando gravó el bacalao y los naipes, dos de los productos más aprovechados por los españoles , que tenían en el bacalao un alimento barato y en los naipes su diversión habitual.

En España, después de la guerra civil, la Iglesia encontró un fácil ingreso de limosnas y creó la Bula, un documento para los católicos que querían dispensa del ayuno de los viernes, o sea querían "bula", a cambio de un pago anual a la Iglesia. De esta forma, el cristiano con Bula sólo tenía que ayunar el miércoles de ceniza, los viernes de cuaresma y en Semana Santa. La práctica del ayuno hoy se impone más por razones estéticas y sanitarias que religiosas. Y, además, hoy es medida anticuada ante las costumbres alimenticias de hoy y el bolsillo del feligrés: el pescado congelado es más barato que la carne... y el pollo es más barato que el pescado fresco...

Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal