el fogon de meg

La cocina donde se elaboran las artes culinarias, la Historia, la medicina, los alimentos, las escuelas gastronómicas, y, por supuesto, las "fórmulas magistrales". O sea, las recetas.

miércoles, 4 de abril de 2012

UNA COPA PARA SOÑAR





LA BEBIDA DEL TENOR


   Hay brebajes que pueden afinar el oído hasta escuchar arias de ópera, potentes marchas triunfales o corales angélicas. Hay bebidas como el "Caruso" que pueden despertar pasiones  irreprimibles por la música, por la voz de un tenor o por los amores  marchitos de una dramática "TRaviata" o "una "Aida triunfante. Pueden hacernos llorar un adiós a la vida cantado en clave de sol y cielo, provocar la rebeldía contra  "La forza del destino", la pasión y  la felonía de "Don Giovani", el escalofrío de un predestinado "Tristán"o la alegría de una caballería rusticana desfilando al compás de una marcha vienesa.


    Un "Caruso" puede transportarnos en un viaje al mundo de los pentagramas, hasta el salón de un palacio de Viena, donde los frus-frús de las enaguas almidonadas acompañan los endiablados valses o el compás de Radetzky. Puede convertirnos en  cortesanas enjoyadas con las notas de Verdi o en fantasmas de capa negra que torturan a Mozart ensimismado en un Réquiem  por el pasado que acabará siendo su futuro. Puede llevarnos hasta los infiernos, como Orfeos perdidos entre el tumultto o convertirnos en trovadores cargados de palabras de amor para las damas escondidas tras las vidrieras venecianas.


 Todo eso y  mucho más inspiró una bebida que entusiasmó,como el tenor de su nombre , a neoyorkinos y londinenses con su voz insuperable. Enrico Caruso fue el inspirador y destinatario de este cóctel bautizado con su nombre por un barman imaginativo que le admiraba y que acudía a la ópera para escucharle escondido entre los asientos de la platea donde le dejaba estar el viejo portero del teatro.  Así gestó una bebida para degustar escuchando al coro triunfal de  "Aida"o el aria insuperable e improvisada de "Rigoletto" o la magistral despedida de la vida que pone punto final a "Tosca". Y, sobre todo, escuchando el brindis de la fiesta de  la "Traviata" Margarita Gautier. Todo en honor  a ese gran tenor nacido en Nápoles y que se llamó Enrico.

                                                        ***************************


CARUSO

   Una tercera parte de ginebra.- Unatercera parte de vermú seco.- Una tercera parte de licor de menta.

   Poner en el fondo de la coctelera dos o tres cubitos de hielo y verter los tres ingredientes  por el orden indicado. Agitar unos segundos y servir en copa de cóctel pequeña o de "martini" sin adorno alguno.


Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal