el fogon de meg

La cocina donde se elaboran las artes culinarias, la Historia, la medicina, los alimentos, las escuelas gastronómicas, y, por supuesto, las "fórmulas magistrales". O sea, las recetas.

viernes, 6 de noviembre de 2009

COMER DE CINE




"ELCOCINERO, EL LADRÓN, SU MUJER Y SU AMANTE".

Sinopsis: el ladrón Spica celebra, con su tiránica corte, su cumpleaños en el restaurante donde suele acudir, con tres días de celebraciones para batir un récord. Y lo hace en el mismo ambiente de terror con que envuelve a todo lo que le rodea. Pero su vida es un autentico engaño urdido por todo su entorno, incluida su propia esposa, que abriga aún una pasión fogosa e ilicita. Y, sobre todo, peligrosa para ella y su amante, que nunca ha vivido un romance tan peligroso como éste. Al final , entre luchas gastronómicas y lecciones culinarias de uno a otro, Spica se entera por uno de sus amigos , de que Giorgina le está engañando. Y dedica todo su tiempo en encontrarla in fraganti. No lo consigue. Pero sí sacia su sed de venganza. Y su actuación intolerable y ridícula le llevara a un aciago final.

La interpretación en una película de Greenaway siempre parece pasada de rosca, aunque luego te das cuenta de que no, de que todo aquello que te rechinaba tenia una explicación. Sublimes las escenas en que Spica, depués de haber cometido un terrible asesinato, escucha atentamente las explicaciones de Albert sobre cómo comer cangrejos y centollos. Y saca su vena cultural asegurando que Napoleón amaba las ostras a la florentina, Hitler las almejas y Mussolini la sepia... Entretanto, Georgina descubre el cadáver de su amantey urde su gran venganza. Una venganza que será terrible, en frío y con el odio en las entrañas que acentúa la fuerza vengativa.


Una película absolutamente rara, original como todo lo de Greenaway en su corta carrera cinematográfica, pero con escenas inolvidables: El sadismo de Spica con el pinche adolescente, el asesinato del amante de su mujer, el frenesí amoroso en el wáter de la mujer del ladrón y su amante, el silencio del comedor decorado sólo en blanco, negro y marrón (el de la chaqueta). Y al otro lado de la sala, la cocina, llena de glamour en un rojo encendido por todos los rincones, la asepsia de las toilettes en blancop inmaculado... La infidelidad de Georgina le llevará a estados patéticos de ánimo que amenazan incluso al chef con cerrar el restaurante. Pero a Richard le ha llegado el momento de enfrentarse al gran comensal. El temible Spica, después de 3 días de comilona, manda cerrar el restaurante para celebrar su aniversario. Y, por una vez en la vida, sus invitados llegan con retraso: son todos aquellos a los que ha vejado y ha despreciado, que son una legión, convocados por su mujer. Y se desencadena la tragedia de la insolencia del prepotente con sus manías, sus exigencias y su tiranía y la venganza de los agraviados. Sin su corte aduladora, solo en medio de otra corte muy diferente llena de odio, el plato central de esa celebración será muy, pero que muy especial. Richard, el paciente cocinero, se ha esmerado más que nunca en sorprenderle...

Excelente las interpretaciones de Mirren, Gambon y Tim Roth. Y excelente el montaje musical de la película de 1990. La aconsejamos vivamente, pero para una tarde trascendental, y, a ser posible, sin palomitas.

Una película extraña, como todas las de este director, perfectamente hilada y narrada. El guión es espléndido del propio Greenaway. Y hay que destacar el vestuario diseñado por Jean Paul Gaultier, el niño maldito de la moda actual de Dior, y la música de Michael Nyman, lo que hace la ficha de esta película una novedad sorprendente.


Y debemos resaltar algunos de los platos de estos menús creados para tres largos días: Buffet frío.- Paté de alouette en salsa de escarola.- Terrine de caneton (pavo frío) con limon y albahaca.-Anchoas en vinagre al ajo. Finalmente, pollo frío. Y un postre acorde con el capricho de Spica: gateau au poire (pastel de pera) y profiteroles.





 

Etiquetas: , ,

13 comentarios:

Anonymous Elisa ha dicho...

Esta película me pareció impactante. Al tipo lo odias y a Helen Mirren la amas.
Gracias por compartirla
Saludos
Elisa

6 de noviembre de 2009, 1:32  
Blogger meg ha dicho...

Elisa, no solo amas a Helen Mirren, sino que deseas que abandone a Spica drásticamente. A mí me impactó tamb ién esta película, pero me dejó un poso desagradable, como la de "Delicatessen"...

6 de noviembre de 2009, 2:26  
Blogger Memiliano ha dicho...

Sí, muy buena pelicula... Hace mucho que la vi, pero la iluminación es fantastica, las locaciones estan ambientadas de manera que los colores vayan con la tematica y si mal no recuerdo hasta los mismos actores cambian el vestuario al pasar de una sala a la otra...
De hecho mencionas en el post algo de eso...
La cocina es roja, los baños blancos, afuera de la casa verde (pero tirando a suciedad, no verde "esperanza" jaja) no recuerdo bien...
Es una pelicula obligada para todo aquel que estudie cine y para aquel que quiera ver buen cine...
Y tal cual, no es para comer "palomitas" mientras mirás esta pelicula jaja
Besos y saludos!!

6 de noviembre de 2009, 9:23  
Blogger Nerea ha dicho...

Parece interesante. Por cierto te rechace un comemtario por error ( estoy bastante boba con eso ) pero el otro si esta. ¡¡Besitoss!!

6 de noviembre de 2009, 11:35  
Blogger meg ha dicho...

Memiliano, tienes toda la razón: por eso he destacdo el cambio de colores en las escenas, que me llamó poderosamente la atención. El blanco de las toilettes, el rojo del salón, el blanco y rojo de las cocinas. La reopa de los personajes. Y la actuación sobre todas de Helen Mirren, que se sale.

Me gusta en que insistas en hay que verla sin palomitas.

Nerea, te interesará. Y encuanto al comentario, no pasa nada. Es como un diálogo entre las dos que en algún momento se corta y se vuelve a retomar.

Gracias a los dos por vuestra visita. Feliz fin de semana.

6 de noviembre de 2009, 12:45  
Anonymous Anónimo ha dicho...

!!Que peliculon y que hermoso personaje el del cocinero!!! Excelente publicacion!!!
Como siempre mi 10!!

6 de noviembre de 2009, 14:43  
Blogger Boris Estebitan ha dicho...

Hola que buen blog, siempre paso por aqui, te invito a ver mi tributo a jim carrey en mi blog, cuidate.

6 de noviembre de 2009, 17:18  
Blogger meg ha dicho...

Andfrea anónimo, estoy contigo: para mí el mejor personaje es el del cocinero y luego el de la mujer. Pero la paciencia y la sapiencia del cocinero es admirable.

6 de noviembre de 2009, 21:53  
Blogger meg ha dicho...

Boris, ya he visto tu homenaje a Jim Carrey. No es de mis actoreds favoritos.

Y me encantan las fotos de Posorja. Gracias por tu visita.

6 de noviembre de 2009, 21:56  
Blogger Perikiyo ha dicho...

No he visto esta película. Pero si la recomiendas, será por algo. Me fío de tu criterio. Habrá que verla.

Buen fin de semana, Meg.

6 de noviembre de 2009, 23:16  
Blogger meg ha dicho...

Pero ya has leído que sin palomitas, Mejor con una copa, que te quitará el mal rollo que te va provocando.

7 de noviembre de 2009, 0:17  
Blogger Perikiyo ha dicho...

Y si no, con una buena granada, ¡ja,ja,ja!

7 de noviembre de 2009, 7:04  
Blogger meg ha dicho...

Pues sí. Desgranándola, granito a granito, y rompiéndolas en la boca para sacar su jugo un poco ácido. La peli te lo hará algo más ácido, pero más sabroso, seguramente. Je,je

7 de noviembre de 2009, 9:56  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal