el fogon de meg

La cocina donde se elaboran las artes culinarias, la Historia, la medicina, los alimentos, las escuelas gastronómicas, y, por supuesto, las "fórmulas magistrales". O sea, las recetas.

jueves, 27 de mayo de 2010

ALIMENTOS CON SOLERA



SALCHICHAS

    Un alimento con solera secular. Ya  aparecían en un tratado culinario del año 228 a.C., donde se aseguraba que la salchicha era el producto de consumo predilecto del pueblo en las Lupercales, las fiestas anuales  en honor del dios pastorial Luperco (el Pan griego) que solían celebrarse alrededor del 15 de febrero. En estas fiestas se sacrificaban  un macho cabrío y un perro, y se ejecutaban unos ritos de iniciación sexual.  Al gunos escritores han sugerido la idea, sin aportar pruebas fehacientes, de que las salchichas no sólo tenían un fin culinario..

  Sea como sea, la Iglesia acabó suprimiendo toda fiesta pagana, incluidas las  Lupercales (que yo asemejo con los Carnavales de la actualidad) y consideró pecaminoso comer salchichas, puesto que era el alimento más "manejado" en estas celebraciones La prohibición duró muchos sigolos, pero las morcillas y salchichas siguieron consumiéndose a pesar del veto a lo largo de los siglos.

   Y a principios  del pasado siglo XX nació el famoso "hot dog".  En 1906 Harry Mozely Stevens, dueño de un puesto de bocadillos en Nueva York, creó este bocadillo de pan suave alargado y una salchicha ahumada dentro. Los denominó  "dachhundsavages" o sea "salchichas perro-salchicha". Y los clientes se amontonaban para comer el bocadillo especial de Mozely. 

   Pero 1913  la Cámara de Comercio de Coney Island prohibió el término creado por Mozely, porque inducía a la gente a pensar que las salchichas estaban realmente hechas de carne de perro-salchicha. El nombre entonces cambió a "perro caliente" o "hot dog", término que inventó el caricaturista deportivo Thomas Aloysius Dorgan, más conocido como Tad. Pero aún así, los clientes siguieron asociando la salchicha con el perro-salchicha sin importarles demasiado si estaban hechas con su carne o no.

  Y desde entonces todos pedimos un "perrito caliente" cuando queremos un bocadillo de salchicha.


   Por cierto la salchicha de Frankfurt no nació en Frankfurt, pero eso lo contaré otro día...

(Foto superior: casameco.com.- Dibujo central; espanol.istockphoto.com. Dibujo inferior: sdr.com.br )

Etiquetas: , ,

18 comentarios:

Blogger Antorelo ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

27 de mayo de 2010, 10:47  
Blogger Antorelo ha dicho...

Meg, no sé qué ha ocurrido con el comentario anterior. Muy interesante e ilustrativa la disertación que haces sobre este alimento que tanto se ha popularizado. Desconocía que su origen fuese tan remoto.
Besos.

27 de mayo de 2010, 10:53  
Blogger Felix Casanova ha dicho...

Meg...

¿En el año 228 a.C. ya hacían salchichas? ¿las de frankfurt no son de frankfurt? me acabas de romper todos los esquemas. Muy bueno (por no variar) este post¡

Un besazo

27 de mayo de 2010, 12:43  
Blogger Goefry desde la Luna ha dicho...

Me encantan las salchichas y me ha gustado mucho tu post. Ahora solo estoy esperando que nos cuentes lo de la salchicha de Frankfurt ;)

¡Saludos desde la Luna!

27 de mayo de 2010, 14:56  
Blogger Xesco ha dicho...

Eso eso, explica lo de la salchicha de frankfurt, que nos tienes impacientes.
Por cierto en algunos paises sólo hay salchichas, a todo se le llama salchicha mientras que en otros, como aquí tenemos butifarras, longanizas, chorizos, salchichas y salcichones...
Un saludo Meg

27 de mayo de 2010, 16:00  
Blogger ANRAFERA ha dicho...

Excelente artículo. Interesante como todos cuanto expones. Gracias, meg. Saludos

27 de mayo de 2010, 19:04  
Blogger ANRAFERA ha dicho...

Excelente artículo. Interesante como todos cuanto expones. Gracias, meg. Saludos

27 de mayo de 2010, 19:05  
Anonymous Eva Magallanes ha dicho...

Hola Meg, no me imaginaba que la salchicha tuviese tanta historia ¡si hasta censurada ha sido!. Te contaré que en Chile si bien la conocemos por los nombres que mencionas, al hot dog le decimos "completo", entendiendo que lleva todos los ingredientes característicos: tomate, palta, chucrut, mayonesa ¡y la salchicha!, ésta también se conoce como vienesa y forma parte del menú básico del grueso de la población.
Mmmm ¡me ha dado hambre!
Un abrazo!

27 de mayo de 2010, 20:15  
Anonymous Oscar ha dicho...

sean de odne sean y de cuando sean... estan que te cagas... a mime encnatan

27 de mayo de 2010, 21:02  
Blogger Perikiyo ha dicho...

Prefiero las frescas a las de Frankfurt, -que gracias a tí, acabo de descubrir que no son de Frankfurt-. A mí me gusta echarles un poquito de vino. Les da un toquecito muy rico.

Besos.

27 de mayo de 2010, 21:50  
Blogger meg ha dicho...

Antorelo, si es que en el terreno culinario todo está inventado. Con más o menos rudeza o sofisticacion...
Me alegro de que te haya gustado. Un beso.

5 de junio de 2010, 22:08  
Blogger meg ha dicho...

Félix, fíjate qué tema para tu página. La historia de la salchicha desde antes de Cristo...

Y no, no son de Frankfurt. Ya lo contaré. Un besazo y feliz fin de semana.

5 de junio de 2010, 22:09  
Blogger meg ha dicho...

Goeffry, ya lo contaré, ya...Un besote.

5 de junio de 2010, 22:10  
Blogger meg ha dicho...

Xesco, que ya llegará lo de la salchicha de Frankfurt... Y lo de la salchicha es general. En España, en el medievo se llamaban salchichas a todo embutidos: salchicha de sangre, de carne, de arroz, de... Todo eran salchichas. Hoy las diferenciamos.

Un beso

5 de junio de 2010, 22:11  
Blogger meg ha dicho...

Ramon, gracias. Te agradezco tu fidelidad impagable. Un besote y feliz finde.

5 de junio de 2010, 22:11  
Blogger meg ha dicho...

Eva, buen nombre para el hot dog, sí señora.

Y lo de llamar vienesa a la salchicha de Frankfurt van los tiros del nombre cambiado. Porque la salchicha de Frankfurt es más bien de Viena.

Bueno hasta la próxima y buen provecho. Un beso.

5 de junio de 2010, 22:13  
Blogger meg ha dicho...

Oscar, ¿a que sí?. ¿A que están buenas sean como sean?. A mí me gustan mucho las frescas, casi más que las ahumadas. Un beso y feliz finde.

5 de junio de 2010, 22:13  
Blogger meg ha dicho...

Perikiyo, a mí me pasa igual. Prefiero las frescas. Y yo también las hago en vino, pinchándolas para que suelten la grasa, pero no se frían en ella al diluirse con el vino, y así son más ligeras.

Un beso y feliz finde.

5 de junio de 2010, 22:14  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal