el fogon de meg

La cocina donde se elaboran las artes culinarias, la Historia, la medicina, los alimentos, las escuelas gastronómicas, y, por supuesto, las "fórmulas magistrales". O sea, las recetas.

viernes, 9 de abril de 2010

¿PERCA O PANGA?

   Estos dos pescados se ven ahora con frecuencia en los mercados de nuestras ciudades y en los restaurantes, entre los que hay desaprensivos que los presentan como filetes de mero o de lenguado. Son pescados muy asequibles con los que se contrarresta la carestía cada vez más alta de los pescados frescos habituales.  Pero ¿de dónde vienen?. Pues de lugares un tanto exóticos.

    La perca procede de Lago Victoria, en Africa y la comercializan desde los países que lindan con esta gran masa de agua: Tanzania, Uganda y Kenia. Se introdujo de forma artificial en el Victoria en los años 60 del siglo pasado provocando alteraciones del medio ambiente de la región. Es un depredador  que vive naturalmente en las aguas de ríos y lagos con mucha vegetación. Pero ahora  se cría en cautividad y se pesca con técnicas de arrastre. Normalmente se exporta congelado y ya fileteado. 

   El panga es un pescado blanco de agua dulce que mide aproximadamente metro y medio de largo y que vive en ríos y lagos asiáticos.  Remonta los ríos para desovar, pero alterándoles la alimentación  pueden quedarse en los cursos bajos y, por tanto, ser criado en piscifactorías.  Procede fundamentalmente del río Mekong , en Vietnam. Y también suele exportarse fileteado y congelado.

   Lo malo de estos productos es que los beneficios de su pesca y manipulación no revierte en los países exportadores. Las poblaciones locales del Victoria no pueden rentabilizar la pesca de la perca, porque son los intermediarios internacionales los que poseen las fábricas donde se filetea y se congela y es el empresario quien fija los precios de la mano de obra que, generalmente, suelen ser miserables.  Los buques también son de compañías extranjeras y, por tanto, no proporcionan trabajo a los habitantes africanos. Por esta razón, los habitantes de los países exportadores siguen padeciendo desnutrición  y pobreza, y suelen alimentarse de las espinas de las percas que ellos ahúman. Por otro lado, la introducción artificial de la perca en el Lago provocó  una reducción de las especies  que había en aquellas aguas de 200 a unas 50 que quedan actualmente. 

   En cuanto al comercio del panga también se concentra en manos de unos pocos empresarios que compran el pescado vivo a los criadores, y ellos los limpian , filetean y congelan en sus propias fábricas para venderlo luego a los mayoristas europeos. Viendo esta cadena comercial, y dado el precio al que se vende en Europa, puede uno imaginarse los sueldos de miseria que se pagan a los nativos y a los trabajadores de las fábricas manipuladoras del pescado. Asimismo,  el aumento del consumo internacional de este pescado  ha provocado graves daños en el medio ambiente del Mekong, por la administración de hormonas y otras sustancias medicinales para alterar el mecanismo biológico de las hembras y por la alta densidad de peces. 

   Que la comercialización de estos pescados no repercuta en las poblaciones  productoras está llevando a varios países europeos a exigir una certificación  que garantice las condiciones adecuadas de pesca y manipulación y las condiciones dignas de los operarios que los manipulan. En Alemania ya existe una empresa que certifica  que toda la perca que se consume en el país redunde en el desarrollo de los países exportadores y que los operarios cobren sueldos justos. En España todavía no se exige certificado alguno. Esperemos que esta situación no dure mucho y las autoridades alimentarias españolas empiecen a exigir certificados de calidad a los importadores de pescados foráneos.

Datos obtenidos de la revista "Compra maestra" de la OCU.

(Foto sup. dcha.: lacocinadelola.com.- Sup. izqda.: pescadosymariscos.com .- Foto lateral superior: viajeaafrica.com .- Foto lateral inf.: fao.org)

Etiquetas: ,

23 comentarios:

Blogger Ana ha dicho...

Hola¡
Permiteme presentarme soy Ana administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y está genial, me encantaría contar con tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme, anacect@gmail.com
Exitos con tu página.
Saludos
Ana

9 de abril de 2010, 0:09  
Blogger meg ha dicho...

Ana, bienvenida. Te mandare un email.
Saludos

9 de abril de 2010, 1:13  
Blogger FRAN ha dicho...

Estos dos pescados se han puesto muy de moda últimamente, pero hace poco apareció un articulo en la revista OCU algo preocupante acerca del nivel de contaminantes hallado en ellos, dejo el enlace al articulo para quien se quiera informar ( http://www.ocu.org/alimentos-y-bebidas/contaminantes-en-los-filetes-de-pescado-s488274.htm )
Un abrazo, como siempre interesantes artículos Meg.

9 de abril de 2010, 2:57  
Blogger Cassiopeia ha dicho...

Jajaja... me gustan los dos, y parece que todo te llega doble... te informo que has quedado incluida en mi listado de blogs recomendados para visitar, con el sello “¡Vale la Pena Fijar el Ojo en Este Blog!”
Insisto y me reitero!
Besos

9 de abril de 2010, 5:35  
Blogger Oskar ha dicho...

Hola Meg mira a mi donde esten las sardinas que se quite.....es broma me llevo tu enlace a mi blog y dime que es MEG? porfi anda dimeloooo

9 de abril de 2010, 8:28  
Blogger Goefry desde la Luna ha dicho...

No soy muy amante del pescado pero... hay que comer de todo ;)

¡Saludos desde la Luna!

9 de abril de 2010, 12:51  
Blogger ANRAFERA ha dicho...

Estupenda e interesante entrada. Solía comprar estos pescados, si bien he dejado de hacerlo tras leer una noticia de que no eran saludable dado su alto contenido de contaminación. Gracias, meg. Feliz fin de semana. Saludos cordiales.

9 de abril de 2010, 13:01  
Blogger meg ha dicho...

Fran y ¿qué pescado no tiene índice de contaminación?. Porque el bonito, por ejemplo,tiene más contaminación que éstos y se consume habitualmente. Si tuviera altos índices de mercurio la UE no los dejaría importar. De todos modos, bien está que sólo se consuma una vez por semana o así. El presupuesto del mes se compensa.

Y pregunto: ¿las carnes rojas no suben el ácido úrico y el colesterol y además llevan los pesticidad que echan alos prados y extraños piensos.?.

Gracias por tu información y un beso.

9 de abril de 2010, 14:13  
Blogger meg ha dicho...

Casipeia, me alegro de que te gusten los dos y así tengas más información. Ah Y gracias por incluirme en tus preferidos. Es un honor y un estímulo para mi. Un besazo. Luego pasare a verte, si el tiempo me lo permite.

9 de abril de 2010, 14:14  
Blogger meg ha dicho...

Oskar, me alegro de que te lleves mi enlace.

Sobre lo de Meg, tú quieres saber que yo, je,je. ¿Te acuerdas de las protagonistas de "Mujecitas"?. Pues yo, cuando era pequeña me quedé con el personaje de Meg, la más sensata. Y así robé el nombre. No sé si te satisface la explicación..... ;D

UN beso.

9 de abril de 2010, 14:16  
Blogger meg ha dicho...

Goefry, efectivamente hay que cmer de todo. Y sobre todo cuando el pescado es una fuente de iodo y Omega 3, que preservan el organismo del desgaste y protege la glándula tiroides. Así que imponte el pescado una vez a la semana, al menos. UN beso.

9 de abril de 2010, 14:18  
Blogger meg ha dicho...

Ramon, te digo lo mismo que a Fran: ¿y qué pescado no la tiene?. Mi pediatra, cuando mis hijos eran pequeños, me recomendó pescado congelado para todos, "porque si ves el ttramaiento del pescado en el Mercado Central, te asustería y no volvería a cmerlo nunca.".Y se refrería a cualquier tipo de pescado. Y comemos langostinos congelados de origen, que tienen tres veces más fluoruros que los crudos. Y si la conteminación de este pescado fuera excesiva, la UE no habría permitido su importación. Y debo advertirte que el bonito trae tanta contaminación o más que estos exóticos. Y ya ves.

Pero pregunto: comer solo carne ¿es bueno?. POrque las carnes rojas te provocan ácido úrico y clesterol en abundancia. ¿En qué quedamos?. Comemos pescado o carne.

Si lo pensamos nos quedamos en ayunas,Anra.

Un beso y feliz dia.

9 de abril de 2010, 14:22  
Anonymous Oskar ha dicho...

Eaaaa ya me quede contento, la verdad que nunca vi mujercitas pero si se que pelicula es, le echare un vistazo, gracias y por saberte la lección..mañana de escursión jejeje besos chao

9 de abril de 2010, 14:59  
Blogger meg ha dicho...

Bueno, pues me alegro de que te haya satisfecho la respuesta. Que te diviertas en tu excursión. O sea, feliz fin de semana.

9 de abril de 2010, 15:01  
Anonymous Oskar ha dicho...

Lo mismo te digo feliz finde besos chao

9 de abril de 2010, 22:03  
Blogger Perikiyo ha dicho...

Interesantísimo, Meg. Nunca me suelo preguntar de dónde viene lo que como. Resulta muy instructiva esta entrada. Igual que muchas veces utilizamos aparatos que no sabemos cómo funcionan, también comemos cosas cuya procedencia desconocemos. No soy muy amante del pescado, pero, aunque la perca no la he probado, sí consumo panga de vez en cuando. Ni siquiera sabía que era de agua dulce, ni mucho menos conocía lo injusto que es su comercio para el país de origen.
Muchas gracias.

Buen fin de semana.

10 de abril de 2010, 13:56  
Blogger meg ha dicho...

Pues lo del comercio "injusto" está pasando con todo, Perikiyo. Con las exportaciones de materia prima cuyos beneficios se quedan las multinacionales... Y ¿quién te crees que se queda los beneficios de una materia prima tan importante como el diamente?. Pues se lo reparten entre los señoreds de la guerra y los grandes traficantes que los llevan a Amsterdam. Y el coltán, producto hoy crísimo y apreciadísimo, lo mismo...

En fin, comamos, bebamos y no le demos al cuerpo tanta placides con el sueño, porque ya se ha beneficiado lo suficiente. Un beso y feliz fin de semana-

10 de abril de 2010, 14:51  
Blogger Laube ha dicho...

Meg, muy interesante tu artículo. Es una pena que, a menudo, a poca gente nos interese de dónde vienen las cosas que comemos o compramos. A mí a veces me miran raro cuando lo pregunto y desisto de comprar algo porque venga de aquí o allá. Cada una tiene su manera de ver las cosas y su forma de guiarse por la vida.
No obstante, también tengo que decirte que no compro ni perca ni panga porque simplemente no me gustan. Nos da repelús el sabr sobre todo de la panga. Nos sabe a fango, a baba... Estamos acostumbrados a comer buen pescado y, claro, la comparación es odiosa pero influye.
Un besoteeeeeeeeee

10 de abril de 2010, 21:21  
Blogger meg ha dicho...

Laube, creo que si no estamos vigilantes en esto del comercio justo, debería remordernos la conciencia.

En cuanto a estos pescados, a mí tampoco me gustan. Prefiero la merluza congelada, sinceramente.

Gracias por tu visita, un besazo y feliz fin de semana.

11 de abril de 2010, 2:16  
Blogger Miguel Angel ha dicho...

De los dos pescados solo conozco la perca, pero no sabia de donde venia actualmente, siempre lo he escuchado mucho en casa.

Un beso

12 de abril de 2010, 11:51  
Blogger meg ha dicho...

Miguel Angel, yo siempre oia lo de la perca cuando mi marido y mi suegro iban a pescar. Pero no sabía que era comestible. Ellos las devolvían al río.

Y ahora, ya ves. Nos la manda de fuera y la comemos sin problemas. En fin, un beso y feliz semana.

12 de abril de 2010, 14:09  
Anonymous Anónimo ha dicho...

¿Zapatero comerá panga del Mekong?

12 de junio de 2010, 19:17  
Blogger meg ha dicho...

Anónimo visitante: no creo. Él supongo que degustará pescados más "rojos y más frescos"... :(
Un saludo

23 de junio de 2010, 19:52  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal