el fogon de meg

La cocina donde se elaboran las artes culinarias, la Historia, la medicina, los alimentos, las escuelas gastronómicas, y, por supuesto, las "fórmulas magistrales". O sea, las recetas.

miércoles, 10 de marzo de 2010

COMER DE CINE


LA MEJOR ESCENA GASTRONÓMICA DE LA HISTORIA DEL CINE

   Esta era la película. ¿La recordáis?. La historia de un pobre indigente que llega buscando fortuna, como tantos otros, a las tierras de Alaska. Y allí intenta unirse a los grupos de buscadores de oro que  jamás lo encuentran y relacionarse con los lugareños. Como siempre, acabará enamorado de la hija del cacique... que al final va a buscarle a su humilde cabaña al filo de un precipicio.

   Allí en su frío y deslabazado refugio el hambre le perfora el estómago. Y como cuando no hay se inventa, él acaba alimentándose como puede.

  Con las buenas maneras de un refinado y sofisticado gourmet, consigue, al fin, alimentarse de un exquisito y elaborado estofado... de bota... Memorable escena:


Etiquetas: , ,

16 comentarios:

Blogger MANUEL IGLESIAS ha dicho...

La quimera del oro: Guisa con esmero uno de sus zapatos. Lo pincha para ver si está en su punto, y esa solemnidad. El trinchado del zapato, como un ave, los cordones (tallarines), los clavos chupados como huesecillos. Antológica Meg. Tiene esta secuenciauna continuidad surrealista; el gigantón compañero, por el hambre verá a Chaplin convertirse en pollo ¿Canibalismo? Un saludo

9 de marzo de 2010, 22:01  
Blogger meg ha dicho...

Toda la escena es surrealista, Manuel. Pero es tan cautivadora como divertida. Y en cuanto a lo del canibalismo, no sé. Quizá es una contraposición entre la civilización y la incivilización.

Un saludo y feliz noche.

9 de marzo de 2010, 22:15  
OpenID macgo ha dicho...

Magistral película y sublime escena. Obra de un genio, sin duda

9 de marzo de 2010, 22:17  
Blogger meg ha dicho...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, MiguelAngel. Un beso y buenas noches.

9 de marzo de 2010, 22:51  
Blogger GOEFRY | Desde La Luna ha dicho...

Inolvidable escena que todos tenemos en nuestras retinas. Sin duda la escena de comida más clásica del cine.

¡Saludos desde la Luna!

9 de marzo de 2010, 22:55  
Anonymous Elisa ha dicho...

Qué vergüenza me da no conocerla.
Voy a tratar de solucionarlo Meg.
Cariños
Elisa, Argentina

10 de marzo de 2010, 0:27  
Blogger meg ha dicho...

Goeffry es una escena inolvidable, y la más importante de gastronomía de todo el cine. Y la finura de modales en la mesa ya es surrealista. Un saludo.

10 de marzo de 2010, 1:42  
Blogger meg ha dicho...

Elisa, efectivamente, no puedes desconocer esta paelícula mítica de la historia del cine. Es que tiene escenas verdadramente cómicas, independientes de ésta, que para mí es la mejor de toda la peli. En cualquier videoclub la tienes o en la mula...

Besos de nuevo.

10 de marzo de 2010, 1:43  
Blogger Onminayas ha dicho...

Te doy la razón, Meg: la escena es impagablemente genial. Tengo todos los largos de Chaplin, y nunca me canso de revisitarlos.

Besos.

10 de marzo de 2010, 10:55  
Blogger meg ha dicho...

Onminayas, gracias por coincidir. De todas las películas de Charlot, creo que ésta es la más completa. Y la escena, efectivamente, memorable. Por eso la he puesto.

Un beso y feliz dia.

10 de marzo de 2010, 12:28  
Blogger Leo ha dicho...

Gracias Meg por deleitarnos con estas escenas inolvidables de nuestro Charlot, que me trae a la memoria las mondas de las patatas que se comían durante la guerra civil española, jajajaa cuando el hambre aprieta hasta los zapatos son buenos.
Abrazos
Leonor

10 de marzo de 2010, 20:58  
Blogger meg ha dicho...

Es cierto Leonor. A buen hambre no hay pan duro.

Y sobre la comida de la posguerra, estoy preparando una entrada, gracias a los datos que me ha proporcionado Carlos Azcoytia.

Un beso y feliz noche.

10 de marzo de 2010, 22:07  
Blogger Miguel Angel ha dicho...

El cine de Chplin es genial, y por lo menos para mí no pasa el tiempo, te ries, te diviertes pero tienen una gran carga social.
Quiero aprovechar para reivindicar a otro para mí excelente: Buster Keaton.

10 de marzo de 2010, 22:13  
Blogger meg ha dicho...

Tienes razón, Miguel Angel. Ambos han hecho historia en el cine de todos los tiempos.

Esta escena es que me ha conmovidso siempre d euna manera especial. No se puede ser más refinado en la mesa comiendo una bota... Y el vecino viéndole como un pollo...Carga social ahí, toda la que quieras.

11 de marzo de 2010, 0:35  
Blogger ANRAFERA ha dicho...

...genial. Cuanto encierra, en sí, esas tomas. Gracias, meg, por recordarnos a este GENIO. Saludos cordiales

11 de marzo de 2010, 19:32  
Blogger meg ha dicho...

De nada, Ramon. Es unplacer para mi verlas y sentir que os gusta a vosotros. Gracias a tí y un feliz fin de semana.

12 de marzo de 2010, 18:29  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal