el fogon de meg

La cocina donde se elaboran las artes culinarias, la Historia, la medicina, los alimentos, las escuelas gastronómicas, y, por supuesto, las "fórmulas magistrales". O sea, las recetas.

sábado, 6 de marzo de 2010

LIBROS PARA SABOREAR

 

 

 EL CLUB GASTRONOMICO

Saskia Noort .-  RBA Ediciones

 

    O mejor, para no saborear... Novela de Intriga. Para leer en la playa.  Como las de los novelistas baratos y desconocidos. Carente de estilo. Y que los gourmets no se engañen: no hay club gastronómico que valga, sino un club elitista de pijos que sólo saben hacer dos platos de salmón y emborracharse un día sí y otro no. Eso sí: sólo con Moêt Chandom o con Chablis. Y en algunos momentos, en flagrante delito gastronómico, diría yo. El final, como el de las novelas policíacas de serie: el sospechoso es quien menos te esperas pero que sospechas ya al final de la novela. O sea es un club que podría ser de hípica, de crochet o de pijerío con poca finura gastronómica..

  
  Hasta aquí la crítica rápida. Ahora el argumento: Karen y Michel se trasladan con sus dos hijos a una pequeña ciudad cerca de Amsterdam, para conseguir más tranquilidad. La sociedad urbana no los admite. Pero Karen logra la complicidad de Hanneke, una de las mujeres más pijas e influyentes, para  fundar un Club Gastronómico que reúna a las parejas más exclusivas. Una noche arde por completo el elegante chalet de Evert, uno de los miembros del club, que muere en el incendio del que se salvan su mujer Babette y sus dos hijos que son acogidos por Karen hasta que consigan nueva casa. Todos se vuelcan en ayudar a los supervivientes. Semanas después muere Hanneke. en una caída desde el balcón de un hotel de Amsterdam. Karen sospecha que ambas muertes no son casuales y  decide investigar por su cuenta, con la ayuda de una pesada y ordinaria policía de Amsterdam.  Y lo que al principio era un ambiente fraternal, amigable y relajado se torna en una relación envenenada por los celos, la corrupción, la traición y el materialismo. Al final, Karen tiene razón y se descubre al asesino que es quien menos se espera. Final con moralina  barata sobre la hipocresía de la clase media-alta de cualquier sociedad y sobre la ambición y el materialismo económico que ya todos sabemos.
   
   Detalles que chirrían: Un gourmet compra, para una cena de postín, en una de las galerías alimenticias más exclusivas de la ciudad, varias clases de quesos, cuatro rodajas de salmón y litros de champagne Moët Chandom. Ya te da que sospechar.  Cuando te fijas en el menú del navideño Día de San Nicolás, te caes de espalda: uno lleva espuma de salmón, otro tarta de manzana, un tercero vino caliente con canela y un cuarto sopa bullabesa. Todo se coloca sobre una mesa en la que ya había pan, queso roquefort y "una cesta llena de perritos calientes para los niños y una colección de salsas para patatas fritas... 'Podemos pasar al living', dijo Angela. 'Todo menos esas salsas'  dijo con ligero desdén... Es que Patricia era una "fascista del estilo"... Fue uno de los momentos en que estuve a punto de abandonar.  En otro momento, reunidos los protagonistas para su cena semanal,  describe que una de las amigas  "se rascó la nariz con las uñas pintadas de color marrón" y no da detalle alguno sobre el menú....  O cuando describe "el sentimiento que me impelía hacia él y sobre el que parecía no tener ningún control. Autodestrucción.Eso era en lo que me estaba metiendo". No en vano en la solapa del libro ya "advierten" que la autora es periodista 'free lance' y columnista de "Marie Claire"...

    O sea: yo la terminé por el prurito de saber el asesino era el que yo imaginaba  y porque soy algo masoca. Quizá aún tengo arraigado el placer de lectura cuando leía a Hammet, Chandler o la Hisghmit. Salvando las distancias y sin punto de comparación, claro.


Etiquetas: , ,

4 comentarios:

Blogger ANRAFERA ha dicho...

Muy buena recomendación, que pasa a mi lista. Feliz fin de semana. Un cordial saludo.

6 de marzo de 2010, 18:50  
Blogger meg ha dicho...

Ramón, ¿te has leído entera la reseña?. Un beso y feliz fin de semana.

6 de marzo de 2010, 21:29  
Anonymous Elisa ha dicho...

Hola de nuevo Meg,
Generalmente el asesino es el que uno menos espera, jaja
Cariños
Elisa, Argentina

8 de marzo de 2010, 11:58  
Blogger meg ha dicho...

Pues aquí hasta se da el caso de que es el te esperas ya conforme avanza la novela hacia el final. En fin, hay de todo en la literatura como ya sabes. Un abrazo desde España.

8 de marzo de 2010, 15:43  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal