el fogon de meg

La cocina donde se elaboran las artes culinarias, la Historia, la medicina, los alimentos, las escuelas gastronómicas, y, por supuesto, las "fórmulas magistrales". O sea, las recetas.

lunes, 23 de noviembre de 2009

COCINERÍAS

Las hierbas en la cocina


Perejil: Sus hojas combinan con todo tipo de platos. Especialmente combinado con el ajo. Bueno para adornar y espolvorear cualquier ensalada, plato asado o al horno o fritos como unas patatas o unas berenjenas. Bueno como calmante para picaduras y como tónico. Las embarazadas deben tener cuidado y ¡ojo!: es venenoso para los canarios y demás pájaros.

Romero: Fundamental para los asados de cordero, cochinillo, cabrito y para los guisos de conejo. Es bueno para el sistema nervioso y contra las digestiones pesadas.

Tomillo: Combina muy bien con los pimientos rojos, los calabacines y las berenjenas y con guisos de pollo, ternera o, sobre todo, conejo cuyo sabor resalta. Tiene efectos antirreumáticos y regenera el aparato intestinal.

Mostaza: Sus numerosas variedades combinan perfectamente con las recetas orientales, americana e inglesa. Hay variedades como la negra, la parda y la blanca, y en polvo proporciona un sabor especial a los platos.


Laurel: Un clásico en la cocina española. Se utiliza fundamentalmente para las legumbres y potajes, los adobos, los estofados y los asados. Y tradicional en platos de caza junto con el tomillo, ya que elimina las impurezas de estos animales. Es antipirético y expectorante.

Finas hierbas: Es un ramillete de diversas hierbas y especias, que se utiliza para los asados y guisos. En cada país se utilizan componentes distintos. El más habitual es una mezcla de perejil, tomillo, laurel y eneldo al que, a veces, se añade apio muy picado. Hay que tener cuidado con su uso porque puede desvirtuar el sabor de un plato.



Etiquetas: ,

12 comentarios:

Blogger Nerea ha dicho...

¡Que sabrosas y frescas! Creeme que las estaba saboreando mientras leia. Y yo que crei que eso de que los loros morian con el perejil era mentira... parece que es cierto.

23 de noviembre de 2009, 8:40  
Anonymous Gil de Luna ha dicho...

Interesante entrada , como todas, y que cierto es que las hierbas son indispensables es la preparación de muchas comidas.
Buen inicio de semana .
Un saludo!!

23 de noviembre de 2009, 12:35  
Anonymous Elisa ha dicho...

Las hierbas son excelente condimento para mejorar los sabores sin usar tanto la sal.
Prefiero las finas hierbas y si alguien viaja por Francia... que me traiga hierbas de la Provence.
Cariños
Elisa

23 de noviembre de 2009, 13:05  
Blogger ANRAFERA ha dicho...

Estupendo artículo sobre las hierbas en la cocina. Gracias. Saludos.
mi blog de diseño grafico con photoshop:
http://www.ramonferrera.blogspot.com

23 de noviembre de 2009, 13:35  
Blogger meg ha dicho...

Nereas, no es leyenda urbana: el perejil es nocivo para los pájaros. Y -dicen- que para las embarazadas.

23 de noviembre de 2009, 13:48  
Blogger meg ha dicho...

Gil de Luna, las hierbas precisamente son el corazón del guiso muchas veces. Incluso lo hacen más sabroso cuando no debe llevar sal, para hipertensos, cardéacos o personas que retienen líquidos.

23 de noviembre de 2009, 13:49  
Blogger meg ha dicho...

Elisa, te prometo que si viajo a Francia te enviaré hierbas de la Provenza. Es más, si las encuentro aquí en Madrid, envíame a mi email tu dirección y te las enviaré allá.

23 de noviembre de 2009, 13:50  
Blogger meg ha dicho...

anra,gracias por tu visita y tu elogio. Me alegro de que te haya gustado. (Lógico con lo sabroso, claro)...

23 de noviembre de 2009, 13:51  
Blogger Liova ha dicho...

Me encanta tener montones de botecitos llenos de finas hierbas. Normalmente los compro pero si puedo los recolecto yo. Me encantan tus entradas. BESITOS Y SALUDITOS EXTREMEÑOS.

23 de noviembre de 2009, 14:21  
Blogger meg ha dicho...

Jo, Liova, es que estando en Extremadura puedes encontrar lo que te propongas en el campo. Suierte. Si puedo viajar a llí, también yo intentaré cogerlas frescas.

23 de noviembre de 2009, 14:26  
Anonymous el berciano ha dicho...

nuestra cocina rebosa también botecitos. desde laurel berciano hasta cilantro marroquí, pasando por el romero pirenaico o canela en rama egipcia. no hay viaje que no volvamos con alguna bolsita para aderezar y hacer más sabrosa la comida. Ya en la familia, los abuelos tenían la costumbre de recoger del campo lo qu iba bien con cada cosa. Y claro.... no se puede perder la tradición.
saludos.

23 de noviembre de 2009, 14:36  
Blogger meg ha dicho...

Yo también lo hago, Berci. El viaje más productivo en especias para mi cocina fue a las Islas Sheychelles, de donde traje cúrcuma. canela en rama arrancada del mismo árbol del canelo (luego tuve que rasparle la corteza), bergamota y tres clases de pimienta: negra, blanca y rosa. Y un frasquito con néctar de vainilla para enriquecer los postres con dos o tres gotas... ¡Uf! Si vierais el mercado de Victoria (la capital de estado más pequeña del mundo: no es mayor que la cuarta parte de Soria). Los puestos de cantidades de especias y hierbas eran un placer de aromas.

23 de noviembre de 2009, 19:21  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal